Saturday, December 27, 2008

¿Que de dónde salió el nuevo pensamiento?

Pues verás. Cuatro mil quinientos cuarenta y dos años después de Adán, le nació un re-tátaro nieto que fue llamado Enoc; (Esto según la genealogía de Adán en la Biblia). O sea, que un bisnieto de Adán, cuyo nombre fue Cainán, tuvo un bisnieto y ese fue Enoc, quien se distinguió de otros Enocs, siendo padre de Matusalén, el hombre que vivió más años en nuestra Tierra. Matusalén vivió novecientos sesenta y nueve años. Por eso persiste el refrán: "Eso es más viejo que Matusalem".

Enoc, pues, fue un hombre santo que la Biblia dice de él "que anduvo siempre en la presencia de Dios", Génesis 5. Dice además, que Enoc al fin desapareció; que se lo llevó Dios. Que no murió. O sea, que trascendió. Ya sabes que así se van del planeta los iluminados.

Enoc fue el primer sabio de la era adámica, o sea, de nuestra civilización, tan sumamente notable, adelantado e iluminado que, en un mundo como aquel en que no había ni correos, ni caminos, ni periódicos, ni comunicaciones, su Sabiduría se regó por todos los países y en cada país se usaban sus enseñanzas y lo llamaban con un nombre de acuerdo con el lenguaje del país. En Egipto lo llamaban Toth, el dios Toth, escriba de los dioses, que significa dos veces grande. Y este título de "Escriba de los Dioses" comprueba que sus enseñanzas fueron conservadas en caracteres, en piedra o papiro, etc. Pero conservadas. En Grecia lo conocían como Hermes Trimegisto, o "tres veces grande". En Fenicia lo llamaron Cadmus, "cinco veces grande". Cada país se lo quería apropiar. Él sabía todo lo que hay que saber en la Tierra y en el Cosmos, y lo grande es, que lo dejó escrito.

Para aquella época en que no había libros, su enseñanza ocupó 42 volúmenes de cuanto se puede uno imaginar: Cosmogonía, Cosmografía, Cosmología, Geometría (llamada entonces "matemáticas"), Astrología, Numerología. También fue el autor de la Kábala y el Tarot, de los Siete Principios Universales (ver el Maravilloso No. 7), de toda la magia de los sacerdotes egipcios del templo de Heliopolis.

Cada una de estas enseñanzas contiene la Verdad. No toda la Verdad, pero la reunión de todas es lo que va formando el conocimiento de la Divina Sabiduría.

Muchas personas se creen en posesión de la "única Verdad" porque pertenecen a alguna secta que enseña una o más ramas de La Verdad; y por lo general, se fanatizan y cierran su mente a toda otra faceta que se les pueda señalar. Esto es lo que llamamos los metafísicos "la posición de la rana en su pocito", que no cree en las cimas de los árboles porque no alcanza a verlas.

Andando el tiempo, vino el Maestro Jesús como avatar de la Era de Piscis (anterior a la nuestra), nació en la raza judía y fue educado en la Secta Esenin, que conservaba toda la tradición de Enoc, es decir, toda la Verdad, destinada a ser conocida por los humanos en el planeta Tierra. Nació en un momento difícil para la raza judía, ya que estaba subyugada por el Imperio Romano, y tenía que seguir las normas e ideas romanas.

No es noticia nueva que Roma se destruyó por su orgullo. Roma, representa metafísicamente "la cabeza" en el sentido de voluntariedad humana, y la palabra Roma significa: cabeza, intelecto, exaltado, altura, fuerza, potencia, poder; en contraste con "Jerusalem" que representa el corazón.

Ya sabes, que ambas cosas (cabeza y corazón) tienen que andar juntos para producir sabiduría. El "conocimiento intelectual es una cosa, pero la sabiduría es otra. Roma adoraba el intelecto. Roma no podía soportar que los cristianos seguidores del Maestro Jesús, judío y sabio, con la sabiduría del amor y la inteligencia, amenazaran derrumbar la arrogancia del intelecto romano con la mansedumbre del corazón israelita. Israel simboliza el espíritu); y no solamente persiguieron, torturaron y mataron a los cristianos, sino que quemaron todo lo que proviniera de la enseñanza judía. Enoc fue judío y fue originador de sabidurías peligrosas para el imperio romano.

Cuando la iglesia apostólica se convirtió en "Romana", los jefes condenaron todo lo que oliera a judío, diz que para quitarle al "Hijo de Dios" ese estigma, y trataron de marcarlo "galileo" con lo cual pretendían que no fuera enteramente judío; pero por más que hacían no podían suprimirle a los padres de Jesús su ascendencia a la Casa del Rey David.

Lo único que podían era tratar de transmutar la ideología del Maestro por una que ellos fueron fabricando poco a poco, y que fueron llamando "los dogmas y leyes de la Iglesia" para lo cual tenían que hacer desaparecer todo lo que recordara a Enoc, quitando toda mención de su nombre en las "Sagradas Escrituras" y destruyendo todos sus libros.

Andando los siglos, aparecieron dos ejemplares del Libro de Enoc. Uno en Abisinia y otro en Etiopía. El de Abisinia fue a tener a Rusia. El de Etiopía a Inglaterra. La copia etíope fue guardada bajo muchos candados en la Abadía de Westminster, donde desapareció totalmente de la circulación por las controversias que suscitaba cualquiera mención de Enoc. La copia rusa le ocurriría lo mismo ya que jamás se ha vuelto a mencionar.

Un día, un Arzobispo Anglicano que por su alta jerarquía podía hurgonear y registrar en la Abadía, leyó en el libro de Enoc. .. y le llegó el momento a la enseñanza metafísica.

Hacen más de cien años: El Arzobispo Anglicano hizo traducir al inglés lo que él consideró un descubrimiento sensacional: "El Principio de Mentalismo" y lo lanzó al público.

Pronto se formó la Asociación del Nuevo Pensamiento, basada en ese Principio. De allí surgieron una por una todas las sectas y grupos de Enseñanza Metafísica tales como la Ciencia Cristiana; la Ciencia Divina de California; Unity en Kansas City; Emmet Fox en Nueva York con El Cristo Sanador y ahora los movimientos aún más avanzados como "El Puente a la Liberación" y la "Actividad YO SOY", bajo los auspicios de los Ascendidos Maestros de la Sabiduría.

Nuestro movimiento, la Asociación Saint Germain, participa de todas estas enseñanzas nombradas y hemos tildado nuestra revista "El Nuevo Pensamiento", en honor a Enoc, ya que ese nombre significa en el simbolismo bíblico y metafísico: "Entrada a un nuevo estado de pensamiento".

Conny Méndez

No comments: