Wednesday, January 14, 2009

¿Es posible atraer la riqueza hacia nosotros?

Como acabamos de ver, cuando nos referimos al hecho de que la creación física comienza con la creación mental y que todo pensamiento puede producir aquello que imagina, esto no significa que si deseas un auto, y formas su imagen en tu mente, éste va a aparecer de la nada frente a tus ojos.

En su libro: El camino a la riqueza, Wallace D. Wattles escribe al respecto:
"Si mantienes una imagen mental clara de lo que deseas lograr en tu mente -en este caso, tu auto-, y tienes la más segura e incuestionable fe de que lograrás adquirirlo; si no piensas o hablas de él de otra manera que no sea con la seguridad de que lo vas a tener y lo reclamas como tuyo, el poder de tu pensamiento se encargará de ayudarte a crear las circunstancias que establezcan que dicho automóvil sea parte de tu vida. No obstante, ten presente lo que mencioné anteriormente sobre el poder de la autosugestión. Porque tu pensamiento te ayudará a crear las oportunidades que te permitirán adquirir el auto, pero a menos que actúes, éstas pasarán de largo.

El universo está siempre a la búsqueda de personas dispuestas a dar lo mejor de sí mismas, porque quiere que ellas sean las encargadas de construir el futuro. Está diciendo: quiero manos para construir magníficas estructuras, tocar hermosas sinfonías y pintar admirables pinturas.

Quiero pies para realizar todas las tareas, ojos para ver mis bellezas, lenguas para decir verdades y cantar canciones maravillosas.

Todas las posibilidades que existen en el universo están buscando materializarse y hacerse realidad a través de las personas que acepten el reto de ser la máxima expresión de lo que pueden ser. Por esta razón, el universo quiere que aquellos que anhelan tocar música tengan pianos y otros instrumentos y que tengan la manera de cultivar sus talentos. Ansía que todos aquellos que desean profundamente lograr algo, encuentren los medios con los cuales hacer realidad dicho deseo.

Entonces no dudes en pedir mucho. Tu parte es concentrarte y expresar ese deseo.

Esto es difícil de aceptar para muchas personas. Ellas aún guardan en su interior la vieja idea de que la pobreza es muestra de humildad. La ven como parte del plan, como una necesidad de la naturaleza. Tan aferrados están a esta equívoca idea que les avergüenza tan siquiera la idea de pedir riquezas. Tratan de no querer más de lo absolutamente necesario para sobrevivir".

Wattles narra el caso de un estudiante a quien le dijeron que tenía que poner en su mente una imagen clara de las cosas que deseaba, de manera que el pensamiento de éstas comenzara el proceso creativo. Él era un joven muy pobre, y apenas si lograba cubrir sus gastos y necesidades básicas.

Como te podrás imaginar, le era difícil hacerse a la idea de que todas las riquezas eran de él. Entonces, después de pensarlo, decidió pedir un tapete y un calentador para su casa, los que consiguió en unos meses.

Entonces se dio cuenta que había pedido muy poco. Así que fue a su casa y planeó todas las mejoras que le gustaría hacer. Agregó ventanas y cuartos, construyendo en su mente su casa ideal. Teniendo esa imagen en su cabeza, empezó a vivir de manera coherente con la nueva imagen que tenía, no sólo de la casa, sino de sí mismo, y a moverse hacia lo que él quería. Después de un tiempo comenzó a construir conforme a su imagen mental. Su fe aumentó y hoy se está moviendo hacia cosas mucho más grandes. A él le fue dado de acuerdo a su fe, y lo mismo sucederá con todos nosotros.

Así que la pregunta no debe ser si podemos atraer la riqueza hacia nosotros, sino cómo podemos hacerlo. Lograr la libertad financiera no requiere aplicar tu poder en nada que esté fuera de ti. Todo lo que necesitas es trabajar en ti mismo, en tu interior. Es incorrecto aplicar tu voluntad a otras personas con la intención de que hagan lo que tú quieres. Es tan errado tratar de forzar a la gente con el poder mental como lo es hacerlo por la fuerza física.

Obligar a la gente por la fuerza física es sinónimo de esclavitud; el forzarlos con la fuerza mental logra exactamente lo mismo; la única diferencia está en el método utilizado. Tomar lo que le pertenece a otro por medio de la fuerza física es robo, quitárselo por medio de la fuerza mental también es robar. No hay diferencia alguna.

De la misma manera, es imposible motivar a otros a hacer algo, ya que la verdadera motivación debe salir del interior de cada persona y es algo individual. Muchas veces creemos que estamos actuando "por su propio bien, pero lo cierto es que la decisión de triunfar, ser feliz y hacerse rico es una decisión personal.

No puedes forzar a nadie a querer lograr estas metas. En la mayoría de los casos, cualquier intento de usar tu voluntad para lograr que otros triunfen sólo conseguirá desviarte de tu propio propósito. Más que tu voluntad, lo que puede ayudarlos a ellos a tomar sus propias decisiones es tu ejemplo.

Tampoco necesitas aplicar tu voluntad a las cosas para que vengan hacia ti. No tienes que convencer a Dios para que te dé cosas buenas, más de lo que tienes que usar tu voluntad para hacer que salga el sol. Recuerda que Él está más ansioso de darte lo que quieres de lo que tú estás de recibirlo. Lo único que necesitas hacer es usar tu poder de voluntad contigo mismo.

Usa tu voluntad para hacer y pensar lo correcto. Ese es el uso legítimo de la voluntad para conseguir lo que quieras úsala en ti mismo para mantenerte en el camino correcto-. Usa tu mente para formar una imagen mental de lo que quieres y defiende esa visión con fe y propósito.

Entre más estable y continua sea tu fe y propósito, más rápido triunfarás. La imagen de tus deseos, vista con fe y propósito, es lanzada al universo, y mientras se expande, todas las cosas se mueven para su realización. El universo entero conspirará para que triunfes.

Es fácil comprobar este principio. Imprime un pensamiento negativo en tu mente y observa lo que sucede. Verás como la duda y la falta de fe pronto harán que lo que buscas comience a alejarse de ti con la misma rapidez con que la fe hace que las cosas lleguen a ti. Cada momento que pasas con tus dudas o miedos, cada minuto que permites que las preocupaciones se adueñen de tu mente, cada instante que la falta de fe se apodera de ti, hace que aquello que deseas comience a moverse en dirección contraria.

Por esta razón es tan importante que cuides tus pensamientos, ya que tus creencias estarán moldeadas en gran medida por lo que observas y piensas. Es vital que controles aquello a lo que le prestas atención, y lo que permites que entre en tu mente. Es aquí donde tiene gran uso tu voluntad, porque es ella la que determina qué cosas van a llamar tu atención, y cuáles vas a permitir que encuentren cabida en tu mente.

Si quieres vivir una vida de riqueza, no debes enfocarte en la pobreza.

Tus deseos no se hacen realidad pensando en sus opuestos. La salud no se consigue estudiando la enfermedad o pensando y concentrándote en ella, y nadie se ha hecho rico estudiando la miseria o pensando en la escasez.

No hables de la pobreza; no la investigues ni te ocupes de ella. No te intereses en cuáles son sus causas, ni malgastes tu tiempo pensando en las terribles consecuencias que produce. Tú no tienes nada que ver con eso. Lo que te debe importar es la cura. Pon la pobreza y todo lo que se relacione con ella atrás de ti. Invierte tu tiempo en lograr tu independencia financiera. Esa es la mejor manera en que puedes combatir la pobreza, y sólo así estarás en posición de ayudar a los pobres.

No puedes mantener en tu mente la imagen de lo que quieres, si llenas tu cabeza de escasez y de todos los males asociados con ella. No leas libros, revistas o periódicos que tiendan a concentrarse en la pobreza y la miseria reinante. No escuches o veas programas que saturen tu mente con imágenes de penuria o sufrimiento.

No podrás ayudar en lo más mínimo a los pobres mirando estas cosas. Bombardear tu cerebro continuamente con esto no contribuirá a eliminar la pobreza. Desterrar la pobreza de la vida de una persona comienza con ayudarla a que alimente su mente con imágenes de riqueza y abundancia.

No creas que estás abandonando a los pobres en su miseria cuando te rehúsas a llenar tu cabeza con imágenes de escasez. La pobreza no se va a eliminar ampliando el número de gente rica que piensa en ella, sino aumentando el número de gente pobre que haga un espacio en su mente para albergar pensamientos de riqueza y tenga el propósito y la fe para hacerse autosuficiente.

Los pobres no necesitan compasión; necesitan inspiración. La compasión sólo les manda un pedazo de pan para mantenerlos vivos en su miseria, o les da un entretenimiento para que se olviden por una o dos horas de su condición. Pero la inspiración puede lograr que se levanten y salgan de su miseria. Si quieres ayudarlos, demuéstrales que se pueden hacer ricos.

Demuéstraselo haciéndote rico tú mismo.

La única manera en que la pobreza será erradicada de este mundo es consiguiendo que un gran número de personas adopte los principios de abundancia que he mencionado. La gente debe aprender que la manera de triunfar es creando, no compitiendo. Quien logra la riqueza por competencia destruye la escalera por la cual subió, y cierra el camino para que otros suban. Quien triunfa creando, abre la puerta para que miles puedan entrar por ella. Usa tu voluntad para mantener tu cabeza lejos de la pobreza y enfocada con fe y propósito en la visión de lo que quieres y vas a crear.

Camilo Cruz

No comments: